La Magia de la Noche de San Juan

 

Con la llegada del Solsticio de Verano celebramos la luz, el Sol y la abundancia a través del fuego y del agua.Es una fecha muy importante para la agricultura y ganadería por su poder purificar. Es en estas fechas que empiezan a recogerse hierbas y plantas como la ruda (venenosa para los gatos), la verbena, el romero, la hierbabuena y otras muchas.

Una de las festividades relacionadas con el Solsticio de Verano es la Noche de San Juan, noche del 23 de junio. La leve discrepancia de fechas se debe a la adaptación de la festividad al calendario cristiano, pero ambas fechas están profundamente conectadas.

La noche del 23 de junio se enciende la gran Hoguera de San Juan para conectarnos con el poder ancestral del Sol y el Universo y purificar nuestros hogares o a nosotros mismos. Es tradición saltar tres veces sobre la Hoguera, el Fuego trasciende las miasmas que nos rodean y el humo se convierte en un Bálsamo Sanador.

Los distintos mundos se interconectan en la noche más corta del año y nuestro mundo se llena de duendes, hadas y luminarias. La Noche de San Juan es una noche mágica. Si prestas atención a tu alrededor seguro que puedes ver a algunos de ellos. De forma opcional puedes dejarles un vasito con leche o algo dulce, galletas por ejemplo, como ofrenda a esos seres mágicos.

Hay que tener muy en cuenta que la Noche de San Juan es una celebración de carácter festivo, es muy importante estar alegre y con gente con la que estemos bien, amigos, familia, etc… Las peticiones que se hagan deben ser individuales y personales, no hay que pedir cosas tipo “la paz mundial” o cosas generales. En esta ocasión pedimos por nosotros única y exclusivamente, a excepción de las madres y padres que tengan niños pequeños, que sí pueden pedir por ellos.

Rituales de la Noche de San Juan

 

Existen numerosas tradiciones relacionadas con la Noche de San Juan, todas ellas relacionadas con el fuego, el agua y la magia. Tradiciones y rituales destinados a alejar y limpiar lo malo y atraer lo bueno. Estos son algunos de los muchos rituales que se pueden hacer.

Ritual de los tres deseos:

Uno de los rituales más populares para la Noche de San Juan es el de los tres deseos.

Materiales:
Vela.
Barrita de incienso, de cualquier aroma pero natural.
Tres trozos de papel blanco que sean iguales entre ellos.
Cerillas.

Realización:
Con una cerilla enciende tanto la vela como el incienso elegido dando gracias al Sol. A continuación coge los tres trozos de papel en blanco y escribe un deseo en cada uno de ellos. Dobla el papel y quémalos uno a uno con la llama de la vela, visualizando como los deseos se cumplen. Cuando estén bien quemados salta tres veces encima de la vela y deja que esta se consuma.

Tira al mar, al río o al agua corriente los restos de cera, las cenizas del papel y el incienso. Si tienes algún resto plástico o metálico envuélvelo en papel de aluminio y tíralo en domingo a una papelera lo más cercana posible a un cruce de cuatro caminos.

Ritual de pergaminos:

Otra tradición de la Noche de San Juan, similar al ritual anterior.

Materiales:
Un folio de papel.
Bolígrafo o lapicero.
Lacre (opcional).

Realización:
Dibuja en una hoja la silueta de tu mano recorriendo el contorno con un bolígrafo, lapicero o pintura y escribe todo aquello de lo que te quieras liberar. Escribe también todo aquello que desees potenciar en tu vida. Lo que escribas en la hoja tiene que ser libre, déjate llevar por tu intuición. Por último, de manera opcional, puedes sellar el pergamino con lacre.

En la Hoguera quema los pergaminos, además, para aumentar el poder sanador y purificador de la Hoguera, se pueden quemar las hierbas mágicas de esta noche: ruda, verbena, tomillo, romero, etc… También se pueden quemar hierbas o restos que guardemos de otros rituales en caso de tenerlos.

Ritual por R.R. Millán.

Ritual para alejar todo lo malo:

Este ritual se realiza para alejar todo aquello que nos hace daño: situaciones, gente, energías o pensamientos.

Materiales:
Vela negra.
Cerillas.

Realización:
Coge la vela de color negro y saca la mecha por la parte de abajo escarbando en la cera hasta que salga. Una vez el cabo haya salido, escribe tu nombre completo (según salga en el DNI u otro documento oficial) y fecha de nacimiento de arriba a abajo con el palo de la cerilla de madera.

A las 00:00 (noche del 23 al 24 de junio) enciende la vela con la cerilla, cuando llegue a la mitad de la vela apágala (mejor si tienes un apavelas), dale la vuelta y enciéndela por la parte de abajo diciendo “que todo el mal que tenga se marche por donde ha venido“.

Deja que se consuma y tira todos los restos no plásticos/metálicos a una corriente de agua y los plásticos/metálicos en caso de haber envuélvelos en papel de aluminio y tíralos un día domingo a una papelera cercana a un cruce de cuatro caminos.

Ritual de San Juan sin Hoguera:

Este ritual se realiza para alejar todo aquello que nos hace daño: situaciones, gente, energías o pensamientos.

Materiales:
1 vela por asistente.
Flores y hierbas.
Una figura o foto masculina. Recomendable una figura del buco (macho cabrío, asociado con la prosperidad).
Una figura o foto femenina. Recomendable una figura de un hada o una brujita.
Cerillas.

Realización:
Coloca las figuras o las fotos en una mesa, con las flores y las hierbas haz un círculo alrededor de ellas con espacio suficiente para colocar las velas. Toma la vela en las manos y antes de encenderla di lo siguiente en voz alta o mentalmente. Primero di que quieres que se lleve San Juan y después di que quieres que te traiga. Enciende la vela y colócola dentro del círculo de flores y hierbas. Si prefieres puedes colocar primero la vela y luego encenderla diciendo las peticiones. Las velas deben arder completamente.

A continuación pon música alegre y baila o gira como si jugaras “al corro de la patata”, dando siete vueltas alrededor de la mesa en deosil (sentido de las agujas del reloj). Al finalizar se puede comer y brindar con vino para completar la fiesta.

Coge siete de las flores o hierbas que hayas puesto en la mesa y échalas a un cuenco, añádele agua. Saca el cuenco a la luz de la luna, si no tienes balcón, lo más cerca posible a una ventana con la persiana sin bajar. Déjalo toda la noche.

Ejemplo de petición:
A San Juan bendito le pido.
Llévate mi miedo, llévate mi angustia, llévate mi enfermedad, llévate mi impaciencia, llévate mi dolor, llévate mi incomprensión, llévate todos mis bloqueos.
Traéme tranquilidad, traéme salud, traéme abundancia, traéme comprensión, traéme alegría, traéme sabiduría, traéme amor para dar y tomar.

Ritual por R.R.Millán.

Vino de San Juan:

 

Este vino mágico de la Noche de San Juan no es solo delicioso sino que además es muy sencillo de realizar. No hay que olvidar que una parte importante de los Rituales y la Festividades Paganas es la celebración. Nada mejor tras finalizar un ritual que un vasito de vino de San Juan con algo de comida para asentar el trabajo y compartir con otros o uno mismo.
Ingredientes:
Vino tinto: 5 litros.
Nueces verdes: 33.
Azúcar: 1 kilo.
Anís: un vaso.
Opcional: canela y granos de café.
Realización:
Durante el día de San Juan se mezclan todos los ingredientes en un recipiente (mejor de cristal) dejándolo en un lugar oscuro y agitándolo cada día sin abrirlo. Es importante que las nueces estén enteras y chafadas levemente para potenciar la energía del vino. El vino se dejará macerar hasta la luna menguante o nueva anterior al Equinoccio de Otoño.

Si decidimos ir a la naturaleza a buscar las nueces, es sin duda un viaje espiritual para comulgar con la Madre Tierra y el Viejo Espíritu.

Receta mágica por R.R. Millán.