La vela de miel es una vela muy poderosa que atrae la fortuna y la buena suerte. Las velas de miel abren los caminos para el amor, la salud, la prosperidad y la felicidad, quitando los bloqueos que impiden que se potencien los aspectos positivos de nuestra vida. Se enciende una sola o en grupos de tres.

Las velas de miel son utilizadas muchas veces como refuerzo en otros rituales porque su energía es muy fuerte, siempre que queramos una ayuda extra durante la realización de un ritual podemos poner una vela de miel.

Además, se dice que las velas de miel nos ayudan a contactar con el “Yo Superior”, nuestra verdadera esencia. Por tanto nos quita las limitaciones y mejora nuestra buena suerte atrayendo aquello que nos aporta felicidad.

Las velas de miel son muy sencillas para trabajar con ellas, ya que no hace falta pedirles nada, se encienden sin expectativas y es la propia vela la que hace el trabajo necesvela de mielario para la persona que la enciende. Al encender una  entrará al hogar la bendición de la prosperidad, la armonía y la dulzura.

Las velas de miel pueden encontrarse de dor formas: o bien una placa de cera de abeja enrollada con una mecha, o una vela de apariencia normal pero que es de color y olor de miel.

Ritual con Velas de Miel para el día 11 de cada mes.

Encender una vela de miel el día 11 de cada mes nos ayuda a atraer la fortuna y a quitar los obstáculos, además potencia los aspectos positivos de nuestra vida como la familia, el trabajo, la salud, el dinero, la felicidad, la paciencia, la alegría, la serenidad, etc.

En caso de no haberla encendido el día 11 podemos hacerlo el día 22.  Los días 11 y 22 son días maestros de energía celestial que sirven para trabajar con este tipo de velas, los números maestros nos ayudan a despertar nuestra consciencia superior. Al encender una vela de miel que conecta con la Tierra en un día de energía celestial, nos trae bendición divina.

Cogemos la vela de miel y le damos calor con las manos, para impregnarla con nuestra vibración, con nuestra energía, luego la ponemos en el lugar donde la vamos a encender, la encendemos con una cerilla de madera, recuerda que hay que poner la vela en un lugar seguro ya que vamos a dejar que se consuma hasta el final.

Encendemos la vela de miel sin pedir nada, ella ya sabe lo que la persona que la enciende necesita en ese momento. No hay que olvidar que la vela de miel funciona como un abrecaminos, rápido y fácil de adquirir.

Importante:
1.- Las velas de rituales deben encenderse con cerilla de madera.
2.- Una vez encendida la vela se debe dejar consumir hasta que se termine, a no ser que en el ritual se aconseje apagarla.
3.- Debemos encenderla en un lugar seguro, libre de corrientes de aire y lejos del alcance de los niños y de animales.
4.- En caso de quedar algún resto orgánico se tira a una corriente de agua. Si el resto es inorgánico se envuelve en papel de aluminio y se tira en domingo a un cruce de cuatro caminos.

Si te queda alguna duda o quieres saber más puedes contactar con nosotros o acercarte a nuestra tienda donde podrás encontrar velas y mucho más.

Desde Arendel nos despedimos hasta la próxima entrada. Gracias y un abrazo.